Revista Diabetes 55

CIENCIA AL DÍA Diabetes 48 Margarida Jansà i Morató Enfermera experta en Diabetes y Educación Terapéutica. Unidad de Diabetes. Hospital Clínic de Barcelona Impacto de la proteínas en el control de la glucemia en la persona con diabetes E l enfoque actual de la mayoría de guías clínicas para personas con dia- betes tipo 1 en terapia intensiva con insulina es calcular exclusivamente el contenido de carbohidratos de una comida al determinar la dosis de insulina previa a la comida. El contaje de carbohidratos proporciona flexibilidad en la ingesta alimentaria y se ha demostrado que mejora el control glucémi- co aunque, cada vez, hay más estudios que sugieren que las proteínas y las grasas tam- bién deben considerarse en el cálculo de la dosis de insulina previa a la comida. La traducción clínica de estos estudios es difícil debido a la falta de conocimiento sobre la cantidad de insulina adicional re- querida para comidas con alto contenido de proteínas. En pacientes en tratamiento con infusor de insulina se han sugerido diferen- tes métodos de cálculo para el contenido de carbohidratos de la comida contabilizando también la Kcalorias en forma de proteína y grasa para añadir al bolo de insulina una cantidad extra en forma de bolus dual o cuadrado. La bomba administra una parte de la insulina de manera habitual pero otra parte puede administrarla entre 3-7 horas dependiendo del cálculo. Este método re- sultó en una reducción significativa de las excursiones postprandiales de glucosa, pero por otro lado ha conducido a la vez a incre- mentar los episodios de hipoglucemia. El objetivo de este nuevo estudio fue cuan- tificar el requerimiento de insulina extra a añadir en una comida rica en proteínas en comparación con una comida pobre en proteínas con un mismo contenido en car- bohidratos y grasa. El estudio realizado en pacientes con dia- betes tipo 1, en 2 centros pediátricos en Australia, fue randomizado (la elección de los grupos fue al azar) y cruzado (todos los particiantes probaron los 2 tipos de comi- da con alto o bajo contenido de proteínas). Para ello los jóvenes con diabetes tipo 1 fueron asignados al azar en 2 grupos A y B. Los del grupo A consumieron una comida con alto contenido de proteínas (60gramos) y el grupo B una comida con baja cantidad de proteínas (5 gramos). La cantidad de carbohidratos (30gr) y de grasa (8gr) fueron los mismos en todas las comidas de ambos grupos. Mediante la técnica del clamp glu- cémico (técnica que valora la cantidad de insulina necesaria para mantener la gluce- mia normal) se fue administrando insulina por vía intravenosa para mantener unos valores de glucemia normales durante el periodo de 5 horas después de las comidas. Después, los pacientes del grupo A siguie- ron una comida con bajo aporte de proteí- nas y los del grupo B siguieron una comida con alto contenido de proteínas. Igualmen- te mediante la técnica del clamp glucémico se les fue inyectando insulina para conse- guir la normoglucemia durante las 7 horas posteriores a la ingesta. Una comida rica en proteínas requiere aproximadamente el ~ 50% más de insulina para mantener la normoglucemia en relación a una comida baja en proteínas

RkJQdWJsaXNoZXIy MTc5NTQw