Revista Diabetes 55

Diabetes CIENCIA AL DÍA 49 Este es el primer estudio que cuantifica la insulina adicional y el suministro requerido para una comida con alto contenido de proteínas frente a una co- mida baja en proteínas, con un mismo contenido de carbohidratos y grasas. Cuantificar la insulina adicional fue posible con la utilización del clamp glu- cémico (técnica que valora la cantidad de insulina necesaria para mantener la glucemia normal) para mantener el control de después de las comidas en valores normales. Se requirió de media un 50% adicional de insulina para la comida alta en pro- teínas comparada con la comida baja en proteínas. La mayoría (60%) de la insulina adicional requerida para la comida alta en pro- teínas fue necesaria durante las 2 horas primeras horas después de la comida. Se observó una gran variación individual en la cantidad de insulina adicional requerida para una comida rica en proteínas que iba desde 1.3 unidades hasta 9,4 unidades según el paciente. Ello indica la necesidad de individuali- zar la insulina extra requerida en cada paciente cuando la comida es rica en proteínas. Los autores enfatizan lo que aporta de nuevo este estudio: Evans M, Smart CEM, Paramalingam N, Smith G, Jones TW, King BR, Davis EA. Dietary protein affects both the dose and pattern of insulin delivery required to achieve postprandial euglycaemia in Type 1 diabetes: a randomized trial . Diabet Med. 2018 Dec 7. doi: 10.1111/dme.13875. [Epub ahead of print] BIBLIOGRAFÍA Participaron en el estudio 11 pacientes con diabetes tipo 1, con una edad media de edad de 16,5 años , una hemoglobina glicada de 6,9 ± 0,8%, y una duración de la diabetes de 6,9 ± 5,1 años. Los resultados mostraron que los re- querimientos de insulina para la comida alta en proteínas fueron más altos que para la comida baja en proteínas de media 10,3 unidades (entre 8,2 y 12,5 unidades según paciente) en aquellos que siguieron una comida alta en proteínas vs 6,7 unidades (entre 4,7 y 8,8 según paciente) en aquellas comidas bajas en proteínas. Los autores después de valorar los resultados de este estudio concluyen que una comida rica en proteínas requiere aproximadamente el ~ 50% más de insulina para mantener la normogluce- mia en relación a una comida baja en proteínas. La mayoría de dosis extra es requerida dentro de las primeras 2 h después de la comida. Exis- ten diferencias inter individuales en los reque- rimientos de insulina para los efectos dietéticos de las proteínas.

RkJQdWJsaXNoZXIy MTc5NTQw